Pamela Anderson asegura que es su rebeldía y no su belleza lo que llama la atención

Existen famosas que hacen todo lo posible por lucir jóvenes y bellas, pero en el caso de Pamela Anderson, es todo lo contrario. Luego de ser uno los símbolos sexuales de los noventa y engalanar en múltiples ocasiones la revista para caballeros Playboy, sorprendentemente la modelo se rehúsa a creer toda la publicidad que la rodea sobre su imagen.

“Es curioso. Nunca me he sentido lo suficientemente bonita para ser modelo. Creo que he provocado emociones por cómo me veo. Pero no como belleza sino como una traviesa y rebelde”, declaró a la revista Parade.

Anderson, que tuvo varios cambios de melena el año pasado, explicó su filosofía en cuanto a su belleza. “Mi  mamá siempre me dijo que la belleza viene de adentro. Y sé que eso puede ser cliché, pero realmente lo creo. Creo que eso es lo que dura para siempre”, dijo en la entrevista.

¿Cuál es su secreto para no envejecer? “No siento que quiera buscar la juventud. Quiero envejecer. Quiero experimentar todas las etapas de mi vida. No quiero temerle. Pienso que en esta industria hay mucho miedo a envejecer y temor a que se te acabe la belleza”, declaró. “Pensé, ‘pues soy afortunada entonces, porque nunca me sentí tan bella’. Sentí que me divertía, que podía ser sexy. Podía ser provocativa y utilizar mi imagen para atraer la atención a las cosas que me interesaban”.

En la entrevista, la despampanante rubia también abordó el tema sobre su decisión de hablar delabuso sexual que sufrió y lo que le depara el futuro.