19 de marzo, lo bueno y lo malo

Opinion
By. Noé Carrillo


En varias ciudades del país la marcha del 19 de marzo tuvo masiva concurrencia, tal es el caso de Santo Domingo de los Colorados, en donde organizaciones como: la FUT, UBCV, UNE, Unidad Popular, Médicos, Asociación de Bares Karaokes y Discotecas, Comité de estudiantes por la Universidad Estatal para Sto. Dgo. entre otras, a la voz unánime de "no hay arroz, no hay maíz, solo impuestos en el país" recorrieron algunas de las principales avenidas de la ciudad exponiendo su desacuerdo con algunas medidas del gobierno central. Lo cual en lo personal, considero que está bien, debido a que vivimos en un estado de derecho en donde todos y todas tenemos la facultad de ser partícipes de la protesta social sin llegar a la violencia, como sucedió en la hermana provincia de Chimborazo, desde luego que acciones como esas debemos rechazar rotundamente sin excepciones.

Por su parte Alianza País, convoco a una marcha simultánea, quedando demostrado la fidelidad de sus simpatizantes y militantes de la llamada Revolución Ciudadana, algo que también es correcto en nuestra nación porque gozamos de los mismos deberes y derechos.
“La oposición solo dice no, sin presentar propuestas” dijo Marcela Aguiñaga, directora provincial de Alianza País en Guayas, durante una entrevista televisiva a nivel nacional el pasado 20 de marzo, en donde también expreso que “unos marchan sin ningún sentido”, refiriéndose a las organizaciones que marcharon en contra del oficialismo.
Ese tipo de comentarios son los que incitan a la indignación popular, así como el acto de provocación a la violencia por parte del Gobierno Central al efectuar una marcha simultánea (quizá queriendo medir fuerzas), teniendo la facultad de realizar su movilización cualquier otro día, evitando así cualquier enfrentamiento.

Dicho esto, me atrevo a decir que lo bueno de esta situación fue que amos bandos tuvieron su espacio, para exponer sus diversas formas de pensar, ya que en un estado democrático el pensar diferente no es delito. Lo malo sin duda alguna fue la violencia desmedida por parte de algunos  cuantos opositores al gobierno central y a al primer mandatario, Ec. Rafael Correa Delgado y las acciones de provocación por parte de la primera autoridad del país al realizar su concentración el mismo día.  
¿Porque no actuar por la vía del dialogo, por que no actuar con cordura? es mi pregunta para ambas partes.