El mejor papá, mi mamá. (Historia real)

No sé como, ni en que momento especificamente llegué a esa conclusión, solamente ví lo evidente, lo que siempre había estado ahí. Toda niña desearía tener una figura paterna protectora, a quién amar ... 


un hombre a quién tocarle la barba, o que te lleve sobre sus hombros,
una persona a quién hacerle la típica corbatita de cartón en el día de los padres ...

Sí, toda niña desearía tener a ese alguien. 
Esa persona que te enseña a montar tu bicicleta, o que te acompaña a tus partidos de soccer ... 
Ese destinado a bailar contigo el vals de tus 15 años, ese que te entregará algún día en el altar.

Viví 18 años creyendo desconocer lo que era eso, anhelando tener lo que mis amigas tenían: un papá.

Viví 18 años preguntandome ¿por qué? ¿qué hice mal? ¿qué está mal en mi?

Viví 18 años amargandome la vida, extrañando a alguien a quién nunca conocí ...
¿Cómo se extraña lo que se desconoce? no sé, pero yo lo hacia.

Sí, 18 años de ignorancia, en los que creí perderme de algo importante y maravilloso, 18 años en los que me sentí rechazada, inferior, y con un gran dolor en el alma ... 18 años permití que un recuerdo que no existía en mi, me lastimara en sobre manera.

Y a los 18 años lo compredí : Yo he tenido al mejor de los padres, mi madre.

No sé como, ni en que momento especificamente llegué a esa conclusión, solamente ví lo evidente, lo que siempre había estado ahí.

Mi madre, esa que luchó por mi desde antes que yo tuviera conciencia de la vida, desde antes que yo le llamara "mamá."  Luchó por mi incluso en esos momentos en que me empeñé en complicarle la vida, esos momentos en que la rebeldía se apodera de las mentes ignorantes de los jóvenes ... mi madre siempre estuvo ahí.

Su sacrificio constante, su entrega total, su amor incondicional, su paciencia infinita ...
Sí, por todo esto y mucho, muchísimo más, es que me atrevo a asegurar que yo he tenido al mejor de los papás :  MI MAMÁ 

 -Por Adrianna Rossi-